martes, 3 de marzo de 2015

La Policía Nacional tendrá una oferta de empleo público de 1.300 plazas este año

La cifra, que ha confirmado el director general de la Policía, supone la mayor oferta de puestos desde el año 2009. A la espera de la convocatoria oficial, cientos de aspirantes se preparan ya para superar el proceso de oposición, que combina exámenes teóricos, ejercicios psicotécnicos y pruebas físicas.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha anunciado que la próxima convocatoria de oferta de empleo público para el Cuerpo de Policía Nacional será de aproximadamente unas 1.300 plazas, una cifra que supone un aumento "muy importante y significativo" respecto a las de los últimos años.

Además, ha mostrado su confianza en que, antes de que concluya el primer cuatrimestre de este año, los casi 25.000 funcionarios que prestan servicio en seguridad ciudadana en la calle dispongan de un chaleco individualizado que les dé protección ante posibles agresiones.

Os recordamos que los requistos para presentarse a unas oposiciones a la Policía Nacional son: ser español, tener cumplidos los 18 años, estatura mínima de 1,65 metros para hombres y de 1,60 para mujeres, no haber sido inhabilitado para el desempeño de funciones públicas y tener en vigor el permiso de conducir del tipo B. En cuanto a la formación, hasta ahora servía con la titulación en Educación Secuandaria Obligatoria, pero se baraja la posibilidad de que en la próxima convocatoria se amplíe a Bachillerato el nivel mínimo de titulación exigida.

Las 1.300 plazas anunciadas para 2015 constituyen la mayor oferta de empleo en el Cuerpo desde 2009, cuando se convocaron 1.949 plazas. En los siguientes años, los últimos cinco, la oferta no ha superado los 400 puestos en ningún caso: fueron 369 en 2010, 153 en las convocatorias de los años 2011 y 2012, 140 en la del 2013 y 254 en 2014.

A pesar de que las bases para la convocatoria de 2015 aún no se han publicado, se espera que a ella concurran más de 28.000 opositores que ya se están preparando. En el proceso, tendrán que enfrentarse a pruebas fisicas y superar un test psicotécnico y varios ejercicios de carácter teórico y sobre el conocimiento de idiomas.