viernes, 23 de febrero de 2018

Sanidad comienza la negociación para rebajar la jornada presencial a 35 horas



Personal sanitario trabajando en un hospital de la región./HOY
Personal sanitario trabajando en un hospital de la región

Administración y sindicatos celebran este viernes el primer encuentro para lograr que la flexibilización horaria llegue a este sector


La Junta de Extremadura cumple su compromiso y, al menos en Sanidad, la negociación para flexibilizar los horarios y conseguir una jornada presencial de 35 horas semanales comenzará antes de que finalice el primer trimestre del año. A ello se comprometió el pasado enero la consejera de Administración Pública, Pilar Blanco Morales. Y la negociación para reducir la jornada efectiva al personal de Sanidad comienza en la mañana de este viernes.

Las centrales sindicales con presencia en este sector venían reclamando desde septiembre que se abriera el diálogo, de la misma forma que los sindicatos docentes, tras hacerse público que la flexibilización horaria era una realidad para los empleados de la Administración General. De hecho, tanto los representantes de los trabajadores de Sanidad como de Educación rechazaron que las mejoras llegaran solo a una parte de los empleados públicos de la Junta y que los sectores sanitario y docente, que suman en torno a 30.000 trabajadores, se quedaran fuera.




La negociación para flexibilizar el horario a los empleados públicos de Extremadura se puso en marcha cuando el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, anunció a finales de junio en el debate sobre el estado de la región el inicio del proceso para recuperar las 35 horas semanales en la Administración autonómica. Para ello, primero se pediría al Gobierno la devolución de las competencias sobre organización de horarios y en caso de que no hubiera respuesta favorable, como así ha sido, adelantó una negociación con los sindicatos para aplicar un plan de flexibilización.



Este plan ya está pactado y es una realidad en la Administración General, sector que cuenta con unos 13.000 empleados que desde el pasado septiembre tienen una jornada laboral presencial de 35 horas semanales, en lugar de las 37,5 que hay que hacer por orden del Gobierno central en todo el país. Porque, según el citado plan de flexibilización, las 2,5 horas que restan para completar la jornada impuesta se podrán dedicar a acciones formativas.

Para ello, la Junta ha firmado un convenio con el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), dependiente del Gobierno, con el fin de que los empleados públicos puedan recibir una formación permanente online, que de momento no ha comenzado.
Piden un complemento de disponibilidad para los sanitarios que tengan que estar localizados

Este plan de flexibilización, que haga posible destinar 35 horas de la jornada al trabajo presencial y las 2,5 restantes a formación, es el que se quiere aplicar también al ámbito sanitario. Para establecer cómo hacerlo, puesto que no todos los trabajadores del SES tienen la misma jornada laboral, administración y sindicatos inician hoy la primera reunión del grupo de trabajo que se ha constituido al respecto. Por eso también se analizarán las fórmulas que se están aplicando en este sector en otras comunidades para avanzar en la flexibilización sin incumplir la normativa estatal.
Por otro lado, UGT ha solicitado que en la primera sectorial que se convoque se informe sobre el plan de incentivos del SES para reducir las listas de espera, «porque queremos que lleguen a todos los profesionales y no solo a los cirujanos», en palabras de Felipe Bachiller; que se desbloquee la carrera profesional, como también exige SIMEX, y que se pague «un complemento de disponibilidad a los profesionales sanitarios que tienen que estar permanentemente localizados». Noticia publicada en el Diario Hoy.