lunes, 20 de julio de 2020

El SES ultima las oposiciones de 6 categorías para cerrar la convocatoria de 2017 y 2018

Son de enfermería, medicina de familia, auxiliar de enfermería, celador (2) y matrona. Se han resuelto ya 39 de las 45 categorías que se lanzaron con más de 3.200 plazas.




Las últimas oposiciones convocadas por el Servicio Extremeño de Salud (SES) están en su recta final. Tras siete años sin procesos selectivos (la última convocatoria se publicó en 2011), en septiembre del 2017 se lanzó una nueva convocatoria que se amplió posteriormente, en marzo del 2018, con un nutrido número de plazas resultantes de un acuerdo nacional con el que se buscaba acabar con la alta tasa de interinidad en las administraciones públicas tras años de crisis sin ofertas públicas de empleo.

En el SES se decidió concentrar entonces ambos procesos, del 2017 y 2018, y desarrollarlos conjuntamente. Eso supuso la oferta más elevada en años: 3.200 plazas fijas que despertaron el interés de casi 100.000 personas. Esas plazas se repartieron en un total de 45 categorías profesionales distintas dentro de la sanidad extremeña, de las cuales 39 ya han concluido el proceso selectivo y sus plazas ya tienen propietarios. Sin embargo, aún faltan por resolver las oposiciones de seis categorías del SES: celador, técnico en cuidados auxiliares de enfermería, enfermero, enfermero obstétrico-ginecológico, celador con discapacidad intelectual y médico de familia en Atención Primaria, según informa el SES.

Y entre las seis pendientes, está la más numerosa de toda esta doble convocatoria. Es la categoría celador: 266 plazas ofertadas a las que se inscribieron más de 32.000 aspirantes. Este proceso será uno de los últimos en concluir, ya que recientemente acaba de ser publicada la lista de aprobados provisionales y faltan varios pasos que dar y plazos que cumplir hasta la adjudicación definitiva de todos los puestos ofertados.

Algo más avanzados se encuentran por ahora los procesos selectivos en las cinco categorías restantes. La de técnico en cuidados auxiliares de enfermería, que tiene 460 plazas fijas en juego a las que se inscribieron casi 10.000 personas, está actualmente en la fase de valoración de méritos. La categoría de celador con discapacidad intelectual (con 32 plazas ofertadas a las que optaron más de 400 personas) se quedó pendiente en marzo de un plazo para la presentación de la documentación que acredita el cumplimiento de los requisitos para acceso a estas plazas y acaba de publicarse ahora el procedimiento para la elección de plazas.

En cuanto a las categorías sanitarias, los procesos aún sin cerrar se encuentran en diferentes fases. La oposición de enfermeros está pendiente de la publicación de la relación de aprobados, primero será provisional y luego definitiva, y del posterior procedimiento para la elección de plazas. La oferta es de 663 plazas de turno libre a las que se inscribieron casi 8.500 personas y aprobaron la fase de oposición poco más de mil.

Quedan pendientes también las oposiciones de enfermero obstétrico-ginecológico (matrona), que ya cuentan con la lista provisional de aprobados (resultado final de la fase de oposición y la fase de concurso). Hay 117 profesionales que han superado el proceso selectivo del total de 367 que se presentaron por el turno libre para optar a 29 plazas fijas –hay otras 12 de promoción interna y seis del turno de discapacidad–.

Por último, también quedan pendientes de resolución las oposiciones de médico de familia en Equipo de Atención Primaria, que cuenta ya con la lista de aprobados definitivos, pero aún faltan la elección de plazas y los nombramientos. En este proceso se inscribieron casi un millar de facultativos para optar a las 220 plazas ofertadas en el turno libre.

Y a estas seis sin resolver todavía, se suma también la categoría de pinche, que acaba de celebrar el acto de adjudicación de plazas, que por primera vez se realiza de forma telemática (están ya solo pendientes de la incorporación que se hará en este mes de julio).Es uno de los cambios que ha traído la pandemia actual, que también ha paralizado durante semanas la resolución de las seis oposiciones que aún siguen pendientes de resolución para poner fin a esta doble convocatoria de 2017 y 2018. Una convocatoria que, entre sus novedades, incluía un acuerdo para resolver los procesos selectivos en un plazo máximo de dos años, según el acuerdo rubricado por la Mesa Sectorial de Sanidad, para evitar que se alarguen en el tiempo como ocurrió en el 2011.
Nuevas oposiciones sanitarias a la vista

El Servicio Extremeño de Salud tiene previsto un nuevo proceso selectivo con las ofertas de empleo que están pendientes, que se convocará bajo el paraguas de un nuevo decreto de selección y provisión de personal, que se está redactando en estos momentos y debe ser aprobado por la Mesa Sectorial de Sanidad. Una vez que esté aprobado ese decreto será cuando la administración empiece a negociar una nueva convocatoria de oposiciones en el Servicio Extremeño de Salud, que podría ser también numerosa y superar las mil plazas fijas. Están pendientes de sacar a oposición de las ofertas de empleo público de 2019, 2020 y algunas plazas de estabilización.